top

Menú principal


Latinoamérica América Central HAITÍ, PUERTO PRINCIPE
PDF Imprimir E-mail
Jueves, 18 de Septiembre de 2014 17:16

"El Informe muestra un total desprecio por los problemas que enfrenta el país"

(AW) La Plataforma haitiana de Acción por un Desarrollo Alternativa, PAPDA, expresa su indignación frente al Informe del Secretario General de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, sobre la situación política e institucional en Haití, presentado al Consejo de Seguridad.

df994-no2bsoldado2bbaja

 

El Informe muestra un total desprecio por los problemas que enfrenta nuestro país y presenta una imagen idílica de los resultados de la Misión, al negarse a reconocer su fracaso y las numerosas, constantes y sistemáticas violaciones a los derechos fundamentales cometidas por la MINUSTAH durante estos 10 años de ocupación de nuestro territorio. De hecho, el balance de estos 10 años de ocupación no sólo muestra que la presencia de las fuerzas de la ONU no ayudó a resolver los problemas de estabilidad y seguridad sino que, además, esta presencia ilegal e ilegítima agravó la crisis política e institucional de nuestro país. 

Los acontecimientos de la coyuntura reciente son suficientes para demostrar este fracaso y los resultados negativos de la Misión.

El retraso de tres años en la celebración de elecciones, el nombramiento de personal interino a la jefatura de los gobiernos locales y la espectacular fuga de la prisión de alta seguridad de Croix des Bouquets, deben empujar a Ban Ki-moon y a su Representante Especial en Haití, la Sra. Sandra Honoré, a preguntarse por la eficacia de esta Misión, que este año va a costar la suma extravagante de 500 millones de dólares entre julio de 2014 y junio de 2015, casi el 20% del presupuesto de la República. Recordemos que la Misión ha consumido, desde su introducción en nuestro país en junio de 2004, más de 6 mil millones de dólares.

Debemos recordar a Ban Ki-moon y su Representante Especial, que la MINUSTAH es una fuerza de ocupación completamente inadecuada, establecida ilegalmente desde que los primeros acuerdos fueron firmados por las autoridades de facto en 2004 y 2005. La MINUSTAH, además, no cumple con la letra ni el espíritu del Capítulo 7 de la Carta de la ONU, que prevé el despliegue de este tipo de intervención con la misión central de interponerse entre dos grupos armados en conflicto y en una situación caracterizada como de guerra civil, de crímenes de lesa humanidad y / o genocidio. Esta situación no ha existido en Haití, incluso en el apogeo de la crisis política de 2003/2004. La presencia de esta fuerza militar viola los términos de la Constitución de Haití y la Carta de las Naciones Unidas.

Las diversas resoluciones del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (desde la 1542, adoptada el 30 de abril 2004, a la 2119, votada el 10 de octubre 2013), que autorizan el despliegue de la MINUSTAH y regularmente pronuncian la renovación del mandato por un período de 12 meses , definen explícitamente los objetivos principales de la Misión que han fracasado miserablemente todos, desde el punto de vista de los intereses estratégicos de nuestra nación.

Seguridad y estabilidad. Sólo una fuerte dosis de ceguera y mala fe puede darse el lujo de decir que se han logrado avances significativos en el campo de la seguridad y la estabilidad. Nos encontramos actualmente en plena crisis política, lo que se traduce en una degradación institucional alarmante que pone en cuestión a los órganos principales de la República, obstaculizados en su funcionamiento y alejados gravemente de sus tareas de acuerdo a lo definido por nuestra arquitectura constitucional. Todos los actores de la vida nacional temen, con razón, la fecha límite de enero de 2015, con el espectro de un vacío institucional que pone en peligro a nuestro sistema político y el futuro del país. La Misión no ha estabilizado nada y, por tanto, debe reconocer que ha fracasado.

Es escandaloso constatar el apoyo sin reservas que la Misión de la ONU otorga a las fuerzas conservadoras y retrógradas de nuestro país, que están tratando por todos los medios de sabotear el proceso democrático y las aspiraciones de cambio del pueblo haitiano. La misión de la ONU apoya de manera indiscriminada las iniciativas del Gobierno actual a pesar de sus opciones anti-democráticas:

  • Querer encarcelar a un miembro de Parlamento en funciones,
  • Intentar poner bajo control del Ejecutivo el aparato electoral, dirigido hasta cierto momento por un abogado de Jean-Claude Duvalier,
  • Utilizar los recursos de la Nación para lanzar una campaña electoral a favor del Primer Ministro actual,
  • Utilizar los recursos del Estado con procedimientos ilegales y para la creación de un movimiento político-electoral (Mouvman Tèt kale),
  • No respetar los procedimientos legales para el nombramiento de responsables de la Corte Suprema del Poder Judicial,
  • El encarcelamiento por razones políticas,
  • La toma de control de los espacios de gobierno locales a través de la designación de personal interino no electo, seleccionado por su lealtad política al Gobierno … etc.

Sorprendentemente, el Informe del Secretario General guarda silencio total con respecto a estas violaciones y repite los argumentos de la propaganda oficial al acusar al grupo de los seis Senadores como los únicos responsables de la crisis pre-electoral. La Sra. Honoré en ningún momento hace referencia al retraso de 3 años y las múltiples violaciones de la Carta Constitucional cometidos por el actual gobierno.

El Informe del Secretario General habla de los avances en la estabilidad. Uno se pregunta ¿de qué país habla? La Sra. Honoré parece mirar lo que pasa en nuestro país con gafas especiales. Los informes de la Comisión Episcopal de Justicia y Paz (JILAP), sobre la violencia y los homicidios en el área metropolitana, muestran una tendencia cíclica pero no una mejora constante. El último informe de la ONU también se ve obligado a reconocer un incremento del 24% en los homicidios desde 2013 hasta 2014, y un aumento significativo en el número de violaciones. Durante el período observado, todos asistimos a una guerra de varios meses entre bandas rivales en los barrios pobres de Bel Air, Cité Soleil y Delmas 2, con una cantidad importante de víctimas todos los días. La población del centro del Puerto Príncipe está acostumbrada a ver cadáveres en las calles casi todos los días.

Elecciones democráticas. Las elecciones de 2010/2011 figuran entre las más inaceptables del ciclo reciente iniciado a partir de diciembre de 1990. Los testimonios de funcionarios en el corazón del proceso, como Ginette Chérubin y el Sr. Ricardo Seitenfus, ponen de manifiesto que asistimos a un golpe de Estado electoral, perpetrado con la complicidad activa de las fuerzas de la ONU. Está claro que todo ciudadano responsable debe trabajar para evitar la repetición de tan burdas manipulaciones y para una transformación radical del aparato electoral en el sentido de recuperar la soberanía sobre esta área estratégica.

Defensa y promoción de los derechos humanos. La MINUSTAH no sólo se mantiene en silencio sobre las recurrentes violaciones de los derechos humanos por parte del Estado haitiano – como por ejemplo, la cuestión de los desalojos forzosos documentados por organizaciones haitianas y denunciados por Amnistía Internacional -, sino que además, los mismos soldados y policías de la ONU son culpables de violaciones sistemáticas de los derechos fundamentales del pueblo haitiano. Falta de respeto por el derecho a la autodeterminación, a través del desprecio de las dos resoluciones del Senado de la República que pusieron un plazo (a la permanencia de la MINUSTAH) que venció en mayo de 2014. Silencio sobre el trato de los trabajadores migrantes en la frontera con la República Dominicana. Pero además los soldados de la MINUSTAH son autores directos de violaciones graves. Citamos rápidamente algunos ejemplos:

  • La ocupación de los campus universitarios y centros de aprendizaje, privando a los alumnos y estudiantes del pan de la enseñanza en un país dominado por un gran déficit de infraestructura educativa.
  • La violación masiva de cientos de mujeres y de adolescentes de ambos sexos. Estos crímenes que significan la destrucción de vidas enteras, se han mantenido hasta ahora en la total impunidad (con la excepción del caso de Johnny Jean de Port-Salut).
  • El caso más grave es el de la introducción de cólera, que hasta ahora ha matado a cerca de 8.900 personas, infectado a más de 704.000 personas y causado muchas pérdidas económicas para nuestro país que ha sido convertido en el campeón mundial de esta epidemia. Las Naciones Unidas nunca reconocieron formalmente su culpabilidad por el crimen y no han tomado ninguna disposición para indemnizar a las familias de las víctimas ni al país, como por ejemplo mediante una enérgica puesta en marcha de medidas para avanzar hacia la erradicación completa. La reciente visita de Ban Ki-moon es un insulto y una maniobra demagógica para ahogar el delito de la introducción del cólera en la lucha contra las “enfermedades transmitidas por el agua.” Las medidas anunciadas son promesas, y conocemos bien la escasa realización de las promesas en el mundo de la asistencia oficial para el desarrollo.

En conclusión, PAPDA condena el Informe del Secretario General que busca presentar la MINUSTAH como un éxito. Condenamos asimismo las declaraciones de la señora Sandra Honoré, quien hace un análisis partidista de la situación al sostener a los sectores políticos más retrógrados y las decisiones anti-democráticas del gobierno actual.

PAPDA exige respeto a las dos resoluciones del Senado de la República y exige la salida inmediata e incondicional de las tropas de la ONU. Cualquier renovación de su mandato, el próximo 15 de octubre, sería una extensión dolorosa de una tutela ilegal e ilegítima que ya ha hecho un gran daño al país al agravar la crisis sistémica. Exigimos el retiro de las tropas de la MINUSTAH y el fin de esta ocupación destructiva.

PAPDA saluda el proceso de negociación entre el Presidente de la República, el grupo de los seis Senadores y sus partidos políticos, y espera que dé lugar a propuestas concretas incluyendo la reformulación del Consejo Electoral a fin de dotarle de un mínimo de credibilidad.

PAPDA exige que las Naciones Unidas reconozca su culpabilidad en la introducción (por negligencia criminal) de cólera en Haití. Los familiares de las víctimas deben recibir la indemnización que se les debe, y los procesos de reparación deben ser iniciados con urgencia por el sufrimiento experimentado por nuestro país tanto en el plano económico como de su imagen. Las Naciones Unidas deben invertir para crear la infraestructura para el acceso universal al agua potable. Exigimos justicia y reparación en un plazo razonable.

PAPDA saluda la movilización ejemplar de las organizaciones y movimientos sociales de América Latina que han mantenido una solidaridad inquebrantable con el pueblo haitiano en su lucha por poner fin a la ocupación. A modo de ejemplo señalamos la reciente movilización los días 10 y 11 de septiembre 2014, en Buenos Aires, en cuyo transcurso el Premio Nobel de la Paz argentino, Adolfo Pérez Esquivel, Nora Cortiñas de las Madres de Plaza de Mayo-Línea Fundadora, dirigentes de la CTA (uno de las principales centrales sindicales del país con centenares de miles de miembros), los líderes de Diálogo 2000-Jubileo Sur Argentina y otros fueron al Parlamento para exigir el fin de la presencia de las tropas de su país en esta operación vergonzosa de la MINUSTAH. Un gran número de Parlamentarios argentinos reconocieron, así como también los funcionarios encargados de solicitar la autorización para su participación, que no hay justificación razonable para prolongar la ocupación.

PAPDA rechaza la mayor parte de las propuestas contenidas en los diversos escenarios sobre el futuro de la misión, presentados en el mes de marzo 2014 ante el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas por la señora Honoré. La reducción gradual del número de efectivos militares se acompaña de mecanismos inaceptables para el fortalecimiento de la tutela política. La MINUSTAH debe irse y debemos recuperar nuestra soberanía, perdida casi en su totalidad desde 1915.

PAPDA da la bienvenida al conjunto de organizaciones y coaliciones haitianas que siempre han mantenido los ciclos de movilización contra la ocupación de la MINUSTAH y les pide que se involucren todavía más en la construcción de un amplio movimiento patriótico.

PAPDA hace un llamamiento a la población haitiana para que se movilice para reclamar la no renovación del mandato de la MINUSTAH en octubre del 2014. La salida de la crisis pasa necesariamente por la recuperación de nuestra soberanía y la construcción de una amplio movimiento patriótico, democrático y popular.

Camille Chalmers

Director Ejecutivo, PAPDA

 

Julio López

. desaparecido

- LIBROS - DESCARGA

portaretratos.jpg

Multimedia

Suscribite





_ Basta de Persecución

Relmu.jpg

bottom
top

La lucha por el Buen Vivir

 Creación del Consejo de Mujeres Originarias por el Buen Vivir.

 

(AW) Proyecto de ley.-

Leer más...

. Caza de brujas en Esquel

Ficha_Macayo.jpg

Una Argentina en Alemania

IRENE CUENTA EL MIEDO


Nunca tuve mucho vínculo con el Miedo, a penas lo necesario para que algunos cuidados y alertas se activaran y restringieran mis golpes y caídas a la elección conciente de los riesgos. El sistema de órbitas donde me fui desarrollando nunca tuvo el Miedo como protagonista ni co-equiper de ninguna cosa.

 

Leer más...

Elecciones: Todxs opinan

Hoy por hoy, el movimiento sindical o partidario y las aspiraciones políticas del pueblo están en un profundo desacuerdo

 

Las elecciones nos enfrentan ante un problema eminentemente filosófico como el del uno y la multiplicidad. En realidad, propiamente hablando, me refiero al problema de mi aparición en la esfera pública, es decir, el espacio donde aparezco ante otros como otros aparecen ante mí. Por medio de la acción y el discurso la gente organiza la forma de su habitar juntos. En ese sentido, la polis no es la ciudad-estado en su situación física sino la organización que surge del actuar y hablar juntos. La acción y el discurso crean un espacio entre los participantes donde cada uno puede encontrar su propia ubicación en todo tiempo y lugar. La forma de gobierno, o sea, las distintas maneras en las que puede organizarse la esfera pública, en la medida en que surgen del discurso y la acción, se instituyen posteriormente, sólo cuando los hombres ya están de acuerdo de qué modo quieren vivir.

 

 resultadoelectoral

 

Leer más...

bottom

Potenciado por Joomla!. Designed by: Joomla 1.5 Template, email encyclopedia. Valid XHTML and CSS.